Navidad Naranja y verde

  • Ejemplos internacionales

Autor: STÉPHANE LAPORTE

 

Es Nochebuena. Donald Trump está solo en la Casa Blanca. Su esposa, Melania, y toda la familia están en Florida. Despidió a su personal ayer. Acostado en la cama, mira Fox News, enviando tuits enojados. ¡QUE LOS DEMÓCRATAS SE AHOGUEN CON SUS PAVOS! ¡GUERRA Y ODIO PARA TODOS! ¡NO CELEBRARÉ LA NOCHEBUENA, TENGO UN PROCESO DE DESTITUCIÓN (IMPEACHMENT)!

Afuera no está nevando. Llueve. Llueve en torrentes. No es una blanca Navidad. Es una Navidad asquerosa. El presidente come su quinta hamburguesa Whopper mientras bebe una cerveza de raíz. En la televisión, hay un comercial donde puedes ver a muchas personas celebrando y abrazándose. Trump de repente se siente triste. Levanta el teléfono y llama al aeropuerto:

"Preparen Air Force One, me uniré a mi familia en Mar-a-Lago".

- Imposible, señor presidente, ningún avión puede despegar.

- El mío va a despegar, ¡soy el presidente!

- Incluso el suyo no recibirá permiso.

- ¿De quién es la culpa?

- Es culpa del tiempo.

- ¡El tiempo está despedido! "

Trump cuelga, molesto. Es casi medianoche. Él mira a su alrededor. Lámparas Tiffany, relojes Rolex, candelabros dorados y platería. Lleno de riquezas. El lo tiene todo. Sin embargo, tiene la extraña impresión de que le falta algo. ¿Un octavo auto? ¿Una quinta casa? Él no sabe. El no entiende. Abre las cortinas y mira hacia afuera. Entre relámpagos y nubes negras, una estrella fugaz cruza el cielo. Él le dijo: "Ojalá tuviera lo que me hace falta. "En ese momento suenan las doce campanadas de medianoche. Luego el timbre. Alguien toca a su puerta. Trump llama al guardia de seguridad. No responde

"¿Pero qué demonios está haciendo?" Ah, es cierto, lo despedí ayer. "

Trump camina por los largos pasillos de la Casa Blanca. Intrigado. Quien puede ser Justin Trudeau? Boris Johnson? Emmanuel Macron? Seguramente no, se ríen de él a sus espaldas. Putin? Kim Jong-un? Podría ser. Después de todo, son hombres tan solitarios como él.

Donald abre la puerta. No ve a nadie. Se escucha una pequeña voz: "¡Feliz Navidad, señor presidente! El mira hacia abajo. ¡Es Greta Thunberg!

"¡Greta Thunberg! ¿Qué haces aquí?

- Decidí pasar la Navidad con la persona que carece de más amor en el universo, ¡y ese es usted!

- ¿Cómo llegaste aquí? ¿En jet, en bote, en una Hummer?

- Tomé un aventón con Santa Claus. Un trineo que vuela en el cielo es lo más ecológico.

- Qué demonios, debo tener una pesadilla ...

- ¿Me dejará entrar? Porque con el cambio climático, es el diluvio afuera. "

Trump acepta. Greta entra.

"Cuando la revista “Time” me nombró personalidad del año, usted escribió en Twitter que yo debería aprender a controlar mi ira, relajarme y ver una buena película con un amigo. Así que traje una buena película para verla juntos.

- ¿Cuál es el título?

- Una verdad incómoda, de Davis Guggenheim.

- ¿De qué se trata?

- Esta es la historia de un planeta en peligro. Vemos el derretimiento de glaciares, huracanes, refugiados climáticos.

- ¡Aburridooooo! ¿Quien participa en la película?

- Al Gore.

- ¡Uffff! “

Donald hace una mueca y va a hacer palomitas de maíz. Greta saca apio de sus bolsillos y lo come. El presidente regresa con su gran tazón de palomitas. Se lame los dedos con mantequilla: "Puedes comenzar tu película aburrida. "

La película comienza. ¿Será que es Nochebuena? ¿Será  la amabilidad de Greta? ¿Será la cerveza de raíz? El hecho es que Trump está conmovido por lo que ve. Despierta su conciencia. Quien siempre había dormido. Le pregunta a la joven adolescente:

"¿Cuándo salió esta película?

- En 2006.

- ¿Eso significa que es peor ahora?

- Es cien veces peor.

- ¿Por quien?

- Por SU culpa. "

Donald traga saliva incómodo. Una lágrima salada corre por su mejilla. Greta lo limpia. Él le confiesa:

"Cuando estás solo, no temes que el mundo desaparezca. Para mí, ya no importaba nada. Pero ahora que tengo un amigo, alguien que pensó en mí en Navidad, no quiero que desaparezca. ¿Que debo hacer ? "

Y allí, Greta comienza a hablar, toda la noche. Y Trump toma notas.

Artículo original en el diario quebequense “La Presse” del 14 de diciembre 2019.

https://www.lapresse.ca/actualites/201912/13/01-5253695-noel-orange-et-vert.php?utm_medium=email&utm_source=bulletin&utm_campaign=201912140900-lpca-general-aws&fbclid=IwAR39FYGwhAV3MxINY4SokHjFANa1Qgq_cQSgKTATcu-sPIR67WA16kBikNU