Sólo la rebelión prevendrá un apocalipsis ecológico

  • Call to action

Nadie nos va a venir a salvar. La desobediencia civil masiva es esencial para obtener una respuesta política

Si hubiéramos puesto tanto esfuerzo en prevenir la catástrofe ambiental como hemos puesto en inventar excusas para la falta de acción, ya la habríamos resuelto. A todos lados que volteo, veo gente enfrascada en intentos furiosos por ahuyentar el reto moral que presenta.

La excusa más común de ahora es: “Apuesto a que esos manifestantes tienen celulares / se van de vacaciones / usan zapatos de piel”. En otras palabras, no escucharemos a nadie que no viva desnudo en un barril y subsista de agua sucia. Claro, si vives desnudo en un barril también te ignoraremos, porque eres un hippie raro. Todos los mensajeros, y todos los mensajes que llevan, se descalifican con base en su impureza o su pureza.

A medida que la crisis ambiental toma velocidad, la gente descubre maneras más inventivas de cerrar los ojos y deshacerse de su responsabilidad. El fundamento de estas excusas es una creencia muy arraigada de que si estamos en problemas alguien, en algún lado, vendrá a rescatarnos: “ellos” no permitirán que suceda. Pero no existen ellos, sólo nosotros.

Existe una ampliamente diseminada y voluntaria ingenuidad: la creencia de que votar es la única acción política necesaria para cambiar el sistema. A menos de que se acompañe del poder concentrado de la protesta - articular demandas precisas y crear espacios en los que crezcan nuevas facciones políticas - votar, aunque esencial, sigue siendo un instrumento tajante y débil.

Los medios, con algunas excepciones, son activamente hostiles. Aún cuando los emisores cubren estos temas, cuidadosamente evitan mencionar poder, hablar sobre colapso ambiental como si fuera ocasionado por fuerzas misteriosas y pasivas, y proponen arreglos microscópicos para problemas estructurales enormes.

No se puede confiar en los que gobiernan los países y diseñan el discurso público cuando se trata de la preservación de la vida en la Tierra. No existe una autoridad benevolente que nos cuide del mal. Nadie viene a salvarnos. Ninguno de nosotros podemos justificadamente evitar el llamado para unirnos y salvarnos a nosotros mismos.

La catástrofe aflige a la gente en este momento y - a diferencia de la gente de los países ricos que pueden darse el lujo de revolcarse en la desesperación - deben responder de manera práctica. En Mozambique, Zimbabue y Malaui, devastados por el ciclón Idai; en Siria, Libia y Yemen, donde el caos climático contribuyó a la guerra civil; en Guatemala, Honduras y El Salvador, donde los cultivos fallidos, la sequía y el colapso de las pesquerías han expulsado a la gente de sus hogares; la desesperación no es una opción. Nuestra falta de acción los ha hecho actuar a medida que responden a circunstancias aterradoras ocasionadas principalmente por el consumo de los ricos.

Nuestro sistema - que se caracteriza por el crecimiento económico perpetuo en un planeta que no está creciendo - implosionará inevitablemente. La única pregunta es si la transformación será planeada o sin planear. Nuestra tarea es asegurarnos que sea planeada, y rápido. Necesitamos concebir y construir un nuevo sistema que se base en el principio de que cada generación, en todos lugares tenga el mismo derecho a disfrutar de la riqueza natural.

Esto es menos desalentador que lo que pensamos. Para que un movimiento masivo pacífico tenga éxito, se requiere que un máximo de 3.5% de la población se movilice. Los humanos somos mamíferos ultra-sociales; una vez que percibimos que el status quo cambió, damos la vuelta de repente de apoyar una condición a apoyar otra. Cuando un comprometido y resonante 3.5% de une para respaldar la exigencia de un nuevo sistema, la avalancha social que sigue se vuelve irresistible. Darnos por vencidos antes de haber alcanzado este umbral es peor que la desesperación: sería derrotismo.


Monbiot, G. (2019, April 15). Only rebellion will prevent an ecological apocalypse | George Monbiot. Extraído de https://www.theguardian.com/commentisfree/2019/apr/15/rebellion-prevent-ecological-apocalypse-civil-disobedience